China sigue apostando a su inversión en obras en el exterior

Por Delfina Caprile

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Ministerio de Comercio de la República Popular de China dio a conocer sus últimos datos en materia de inversión extranjera: de enero a abril del presente año, China obtuvo un valor de 257.750 millones de yuanes RMB (equivalen a 39.560 millones de dólares USA en la facturación de contratación de proyectos de obras en el exterior). Al mismo tiempo, el país asiático logró haber firmado nuevos contratos por un valor de 384.020 millones de yuanes RMB (equivalen a 58.940 millones de dólares USA).

Un dato a destacar es que China está finalizando la construcción del túnel ferroviario más grande de Asia junto a Uzbekistán en el marco de la iniciativa “One Belt One Road”. Uzbekistán National Railway Corporation dejó de lado a muchas empresas europeas y estadounidenses y en 2013 firmó un contrato con China Railway Tunnel Group para el diseño y construcción del túnel ferroviario. Dicho emprendimiento es presentado como el proyecto más grande de cooperación no relacionado con recursos naturales entre China y Uzbekistán, y un gran proyecto de construcción conjunta entre ambos países del cinturón económico de la ruta de la seda.

+info: China y la iniciativa OBOR

Empresa china construye el túnel ferroviario más largo de Asia central

Estadística escueta sobre operaciones de contratación de proyectos de obras de China en el exterior de enero a abril de 2016

En un mundo de rentabilidad negativa, China va a contracorriente

Por Mirco Silva

pmmm.jpg

Mientras que en los mercados de bonos mundiales las tasas de rentabilidad se encuentran en  mínimos récord, China nada a contracorriente. En lo que va del año, el bono del Tesoro chino fue el único entre las quince principales economías del mundo que ha incrementado su retorno, llegando a 2,95% anual (en el bono nominado a diez años).

El fenómeno que se está desarrollando es una buena noticia para los inversores que se encuentran en búsqueda de alternativas de inversión más rentables, pero el trasfondo indica que esta subida del retorno de los bonos chinos implica que los mercados desconfían del porvenir de la economía china. Es a raíz de esto último que la oferta de bonos sinos está superando la demanda, abaratando el costo de los mismos, lo que permite comprarlos baratos y aprovechar una mayor rentabilidad.

Las principales preocupaciones que los inversores y agendas calificadores identifican son la posibilidad de que la moneda china atraviese un nuevo proceso devaluatorio, que el nivel de endeudamiento de la economía asiática profundice su tendencia ascendente, y que la desaceleración del crecimiento económico provoque turbulencias en sus mercados financieros de China.

En un mundo de rentabilidad negativa, China va a contracorriente

FMI pide a China que frene el rápido ascenso del crédito y la deuda

Por Martin Campagna

ffff.jpg

En el informe que dio a conocer el Fondo Monetario Internacional la semana pasada, se puede dilucidar la preocupación por parte de dicho organismo por la situación económica-financiera actual del gigante asiático. En una etapa de transformación económica, el aumento del crédito y el tamaño y morosidad del sector financiero preocupan a las autoridades del Fondo.

Si bien las previsiones de crecimiento del país continúan siendo envidiadas por muchos estados (6,5% para este año y 6,2% para 2017), se estima que el endeudamiento total de su economía (deuda pública, hogares y empresas) se ubica en alrededor del 225% de su PBI, alimentada a su vez, por un crédito en aumento.

Según el número dos del FMI, David Lipton, “aunque la deuda pública y de los hogares no están en niveles que uno consideraría elevados según los estándares internacionales, el endeudamiento del sector corporativo sí es relativamente alto”. Este último es de aproximadamente el 145% del PBI y, aunque las estimaciones entienden que sigue siendo manejable, requiere de decisiones por parte de las autoridades chinas para evitar posibles riesgos sistémicos para su economía y la del resto del mundo.

Por otro lado, en el mencionado documento, el Fondo se muestra conforme con los progresos que ha realizado China en los últimos años, tales como la transformación de su modelo productivo, la liberalización de los mercados financieros y, en especial, del tipo de cambio de su moneda, que es ahora más flexible.

FMI pide a China que frene el rápido ascenso del crédito y la deuda

El FMI advierte a China sobre los riesgos por su creciente deuda corporativa

China y la iniciativa OBOR

Por Anabel Pautasso

CCC.jpg

La iniciativa OBOR (one belt, one road) pretende conectar a sesenta y cinco países ubicados en Asia, África y Europa a través de dos corredores: uno marítimo y otro terrestre. Fue dada a conocer por el presidente chino, Xi Jinping, en 2013. El proyecto fue presentado como la revitalización de la milenaria Ruta comercial de la Seda y; el espacio que se intenta abarcar representa el 40% del PBI mundial, más de la mitad de la población y el 75% de los recursos energéticos.

La materialización de esta iniciativa es de especial importancia para el gobierno chino ya que a partir de la construcción de puertos, autopistas y trenes se podrían intensificar los flujos comerciales con Eurasia de manera exponencial. Se espera que este año puedan financiarse algunos de los primeros proyectos con  fondos del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en ingles), los cuales están ubicados en Pakistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kazajstán, puntos estratégicos de los corredores.

La semana pasada Xi inició su gira presidencial con paradas en Polonia, Serbia y Uzbekistán. La iniciativa OBOR fue un tema de agenda importante en las reuniones que mantuvo con sus homólogos, sobre todo porque estos tres países fueron unos de los primeros en respaldar la nueva Ruta de la Seda. En los encuentros que mantuvieron los líderes políticos se buscó diseñar nuevas políticas y sellar acuerdos de cooperación que le puedan dar tangibilidad al proyecto chino. Los tres estados visitados depositan grandes expectativas en la iniciativa ya que creen que a través de la misma podrán conseguir avances en sus industrias y atraer inversiones. El país asiático espera concluir la modernización de dicha Ruta para el año 2025.

China’s one belt, one road plan covers more than half of the population, 75 per cent of energy resources and 40 per cent of world’s GDP

Xi’s state visit to Poland to promote Belt and Road construction, cement ties with CEE

China: el principal origen de nuevos proyectos de Inversión Extranjera Directa.

Por Pablo Godoy

inv.jpg

De acuerdo a FDI Markets, un servicio de información dependiente de Financial Times, China se convirtió en los primeros meses de 2016 en el principal inversor global, desplazando a Estados Unidos. Dicho dato se desprende de la comparación entre los montos invertidos en nuevos proyectos (“greenfield FDI”): se estima que entre enero y abril de este año, los inversores chinos destinaron alrededor de 29000 millones de dólares al extranjero, mientras que los estadounidenses invirtieron casi 23000 millones.

Los principales destinos de los inversores chinos durante el período fueron Mozambique, India, Argelia, Francia y Malasia. Mozambique ocupa el primer lugar al haber sido destino de fondos para la realización de obras de infraestructura relacionadas con el gas natural. Por otro lado, las empresas que lideran el impulso inversor chino están encabezadas por la Corporación Nacional del Petróleo de China, si se tiene en cuenta los montos invertidos y por la empresa de telefonía Huawei, si se considera el número de nuevos proyectos.

Es importante aclarar que en estos datos se contabilizan los proyectos nuevos solamente y que no se tienen en cuenta las inversiones en ampliaciones, fusiones o adquisiciones. Si se contabilizan dichas sumas, Estados Unidos se mantiene como el principal inversor a nivel global en el período.

GLOSARIO: Greenfield FDI

Financial Times

El Banco de Japón no realiza modificaciones en su política monetaria

Por Irene Sacco

pmo.jpg

Luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos decidiera mantener inalterables sus tasas de interés, actualmente ubicada entre 0,25 y 0,50 por ciento, faltaba la determinación del Banco de Japón (BOJ).

El día Jueves 16 mediante un comunicado, y posterior conferencia de prensa,  este organismo dio a conocer la decisión de sostener su actual política monetaria sin realizar modificación alguna.

Pueden citarse tres factores fundamentales que influyeron para la toma de esta medida. En primer lugar, la incertidumbre que representa la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el denominado “Brexit”, ahora a la espera de una definición tras el asesinato de una diputada laborista. En segundo lugar, algunos especialistas destacan que el Banco de Japón está esperando que pasen las elecciones del 10 de julio, que renovarán la composición del Senado de este país, para realizar cambios en su política monetaria. Y por último, un factor que resulta determinante está vinculado a la intención del Banco de alcanzar un 2% en el rango de inflación.

En la comunicación oficial se ven reflejados como el “problema de deuda y el momento que viven la actividad económica y los precios en Europa, además de los riesgos geopolíticos”, y respecto de la economía japonesa se considera que aún se encuentra en proceso de mejoría, “recuperándose moderadamente”.

Así, tras su reunión mensual, la junta de política monetaria del BOJ aprobó seguir ampliando la base monetaria a un ritmo anual de unos 80 billones de yenes  y continuar con su política de tasas negativas, que rondan en -0,1%. Estas dos medidas se implementan para inyectar dinero y superar la deflación.

+info: La FED a la espera del posible Brexit

Banco de Japón prevé moderada expansión de la economía del país

El Banco de Japón espera y mantiene intacto su programa de estímulo

[Inversiones] Greenfield FDI

El concepto de Greenfield Foreign Direct Investment hace referencia a la inversión externa directa que se destina a proyectos totalmente nuevos, que son iniciados desde cero y que suponen la construcción de instalaciones para tal fin. Por el contrario, “Brownfield FDI” implica la adquisición por parte del inversor externo de instalaciones y negocios ya establecidos en el país al que se destina la inversión.