No más parches en la economía mundial

Por Irene Sacco
pm.jpg

Felipe de la Balze es un economista argentino, actualmente se desempeña como Secretario General del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Asimismo,  es profesor de Economía Internacional en el Instituto de Servicio Exterior de la Nación (ISEN) y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales  (FLACSO).

En este artículo de opinión, De la Balze analiza el funcionamiento de aquellas políticas monetarias “no convencionales” utilizadas por los bancos centrales para afrontar la crisis del 2008. Se refiere, principalmente, a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), al Banco de Japón y al Banco Central Europeo (BCE).

Considera que estas instituciones optaron por establecer medidas, que en lo sucesivo, implicaron reducciones de tasas de interés y compras de títulos a través del “Quantitative Easing”, denominado también como expansión cuantitativa. Esta combinación permitió restablecer la liquidez para tres sectores con cargas onerosas de deudas: empresas, hogares y el sector inmobiliario.

Mientras esta situación de expansión monetaria se desarrollaba sobre una parte del territorio mundial, en China el gobierno incrementó los créditos que promueven la inversión de tipo productiva. De este modo, no sólo se beneficiaron las economías asiáticas, sino también, aquellas asociadas a la producción de materia prima requeridas por el gigante asiático.

De la Balze, estima que el esquema de políticas monetarias expansivas fue una receta a corto plazo para sortear los efectos inmediatos de la crisis, pero no lograron recobrar un crecimiento económico genuino. Como consecuencia, el mencionado economista señala que estas medidas benefician al sector financiero en desmedro de la economía real, crean nuevos instrumentos financieros y además, alimentan la presión entre los distintos banco centrales en el plano de las divisas toda vez que se generan cambios.

Salir de esa condición implica repensar transformaciones en el plano de la producción y el trabajo. Así lo menciona el autor quien reconoce que se necesitan reformas para incrementar la productividad de los factores de producción.

No más parches en la economía mundial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s