Políticas Monetarias

Guerra de Divisas

Como señala el diario digital Inversor Global una “guerra de divisas es una condición en las relaciones internacionales donde los países compiten entre sí para alcanzar un tipo de cambio bajo para su propia moneda. Cuando el precio para comprar divisas cae, retrocede el precio de las exportaciones del país; a su vez, las importaciones son más caras y el empleo recibe un impulso en demanda.

No obstante, el incremento del costo de las compras al extranjero puede dañar el poder adquisitivo, aunque también puede jugar a favor porque los ciudadanos son más propensos a adquirir rubros locales.

Con sus consecuencias adversas, la devaluación es la herramienta a tomar por los Gobiernos cuando el país sufre un alto desempleo o desea adoptar una política de crecimiento liderado por exportaciones, una tasa de intercambio baja puede ser vista como una ventaja”.

Comercio

Procedimiento de solución de diferencias

Está a cargo del Órgano de Solución de Diferencias (OSD). La diferencia surge cuando un país adopta una política comercial que infringe las disposiciones de la OMC, o cuando incumple una obligación contraída. La primera etapa del procedimiento es la de consultas, que dura hasta 60 días, donde los países en controversia mantienen conversaciones para tratar de resolver la cuestión entre ellos. Pueden pedir al Director General de la OMC que medie. Si no se arriba a una solución, la segunda etapa consiste en establecer un Grupo Especial que ayude al OSD a dictar resoluciones o hacer recomendaciones. Tiene un plazo de seis meses para actuar. El informe del Grupo Especial debe presentarse a las partes en diferencia, y luego a todos los miembros de la OMC. Si concluye que la medida adoptada implica una infracción a las normativas del comercio, o el incumplimiento de una obligación, debe recomendar que se ponga en conformidad con las disposiciones correspondientes. A los 60 días, el informe se convierte en una resolución, a menos que sea rechazado por consenso. Ambas partes pueden apelar el informe sólo por cuestiones de derecho.