En un mundo de rentabilidad negativa, China va a contracorriente

Por Mirco Silva

pmmm.jpg

Mientras que en los mercados de bonos mundiales las tasas de rentabilidad se encuentran en  mínimos récord, China nada a contracorriente. En lo que va del año, el bono del Tesoro chino fue el único entre las quince principales economías del mundo que ha incrementado su retorno, llegando a 2,95% anual (en el bono nominado a diez años).

El fenómeno que se está desarrollando es una buena noticia para los inversores que se encuentran en búsqueda de alternativas de inversión más rentables, pero el trasfondo indica que esta subida del retorno de los bonos chinos implica que los mercados desconfían del porvenir de la economía china. Es a raíz de esto último que la oferta de bonos sinos está superando la demanda, abaratando el costo de los mismos, lo que permite comprarlos baratos y aprovechar una mayor rentabilidad.

Las principales preocupaciones que los inversores y agendas calificadores identifican son la posibilidad de que la moneda china atraviese un nuevo proceso devaluatorio, que el nivel de endeudamiento de la economía asiática profundice su tendencia ascendente, y que la desaceleración del crecimiento económico provoque turbulencias en sus mercados financieros de China.

En un mundo de rentabilidad negativa, China va a contracorriente

Anuncios

El Banco de Japón no realiza modificaciones en su política monetaria

Por Irene Sacco

pmo.jpg

Luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos decidiera mantener inalterables sus tasas de interés, actualmente ubicada entre 0,25 y 0,50 por ciento, faltaba la determinación del Banco de Japón (BOJ).

El día Jueves 16 mediante un comunicado, y posterior conferencia de prensa,  este organismo dio a conocer la decisión de sostener su actual política monetaria sin realizar modificación alguna.

Pueden citarse tres factores fundamentales que influyeron para la toma de esta medida. En primer lugar, la incertidumbre que representa la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el denominado “Brexit”, ahora a la espera de una definición tras el asesinato de una diputada laborista. En segundo lugar, algunos especialistas destacan que el Banco de Japón está esperando que pasen las elecciones del 10 de julio, que renovarán la composición del Senado de este país, para realizar cambios en su política monetaria. Y por último, un factor que resulta determinante está vinculado a la intención del Banco de alcanzar un 2% en el rango de inflación.

En la comunicación oficial se ven reflejados como el “problema de deuda y el momento que viven la actividad económica y los precios en Europa, además de los riesgos geopolíticos”, y respecto de la economía japonesa se considera que aún se encuentra en proceso de mejoría, “recuperándose moderadamente”.

Así, tras su reunión mensual, la junta de política monetaria del BOJ aprobó seguir ampliando la base monetaria a un ritmo anual de unos 80 billones de yenes  y continuar con su política de tasas negativas, que rondan en -0,1%. Estas dos medidas se implementan para inyectar dinero y superar la deflación.

+info: La FED a la espera del posible Brexit

Banco de Japón prevé moderada expansión de la economía del país

El Banco de Japón espera y mantiene intacto su programa de estímulo

Flexibilización, pero no ruptura

Por Virginia Zaracho

pom.jpg

En un artículo publicado en “The Economist” se analiza en líneas generales la política monetaria llevada adelante por el gobierno de la República Popular China, quien interviene tanto en el país como en el extranjero para apuntalar al yuan, al tiempo de aumentar los controles en la salida de capital. Según sostiene la evaluación del éxito de la estrategia llevada adelante en este campo, pone en escena dos interrogantes. Por un lado, surge el interrogante de si la estabilidad de la moneda continuará cuando la Reserva Federal de Estados Unidos aumente la tasa de interés. En este marco, los analistas consultados coinciden en señalar que la FED actuaría con cautela luego de producirse los aumentos anunciados y esperados en junio y julio. En este contexto, el yuan podría debilitarse pero es poco probable que caiga. Y ello es una buena señal ante el miedo de que una inminente depreciación llevara a una nueva salida de capitales.

Por otro lado, aparece la pregunta de si el gobierno del gigante asiático abandonó el objetivo de reformar la moneda. Al respecto el artículo manifiesta que el yuan sólo fue parcialmente liberado. Desde agosto de 2015, existe un nuevo mecanismo de tipos de cambio en el país, que establece un nivel diario del yuan frente al dólar en torno al cual el primero puede moverse hacia arriba o hacia abajo en no más del 2%. La novedad radica en que ahora se basa en dos factores: del tipo de cambio al cierre del día anterior y el valor de una canasta de monedas, no sólo el dólar. Y este sistema, si es aplicado en su totalidad, daría mayor protagonismo a las fuerzas del mercado. Sin embargo, aún es el Banco Central quien tiene un rol decisivo en la designación del tipo de cambio, estableciendo la tarifa diaria y eligiendo si es deseable centrarse en el dólar o en la canasta de monedas.

Finalmente, el artículo concluye que si bien el Banco Central apenas ha cedido el control del tipo de cambio, en su conjunto, el sistema de control de la moneda ha comenzado a ganar credibilidad ante los ojos de algunos analistas y operadores.

ARCHIVO: China pone fin al proceso de liberalización de su moneda

Brending, not breaking

China pone fin al proceso de liberalización su moneda

Por Mirco Silva

PM.jpg

Un nuevo giro de política monetaria se advierte en China, ya que el gobierno central decidió dar marcha atrás con el proceso de liberalización de su moneda, el renminbi, para pasar a controlar nuevamente su cotización.
Para comprender este viraje, debemos remitirnos a mediados de 2015, cuando el gobierno chino decidió que el mercado tuviera una mayor incidencia en el precio de la divisa de ese país. En su momento, se barajaban tres hipótesis de los motivos por los cuáles se había implementado esa reforma. Ciertos sectores aducían que se trataba de una simple devaluación para hacer más competitivas sus exportaciones. Otros interpretaban que el gobierno se encontraba decidido a establecer profundas reformas de mercado a la economía china. Desde el Observatorio de Economía Internacional se resaltó por aquel entonces que la variable de política internacional cobraba también gran relevancia, si se tenía en cuenta que China estaba intentando cumplir con los requisitos exigidos por el FMI para que su moneda fuera incluida en el selecto club internacional de monedas de reserva.
Los beneficios de la estrategia adoptada en 2015 se vieron a finales de ese año cuando definitivamente el FMI adoptó al renminbi como moneda internacional. Sin embargo, esa mayor liberalización redundó en una creciente inestabilidad de los flujos financieros chinos, derivando en que el banco central chino tuviera que recurrir al uso de sus reservas para no dejar caer excesivamente la cotización de su moneda.
En conclusión, una vez logrado el objetivo de introducir al renminbi como moneda de reserva internacional, las autoridades chinas se estarían inclinando más por favorecer la estabilidad financiera, que por promover reformas de mercado con beneficios económicos, hasta ahora, inciertos.

ARCHIVO: Se renuevan las tensiones entre las principales monedas del mundo.

Cómo China abortó la liberalización del yuan para favorecer a las empresas estatales

No más parches en la economía mundial

Por Irene Sacco
pm.jpg

Felipe de la Balze es un economista argentino, actualmente se desempeña como Secretario General del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Asimismo,  es profesor de Economía Internacional en el Instituto de Servicio Exterior de la Nación (ISEN) y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales  (FLACSO).

En este artículo de opinión, De la Balze analiza el funcionamiento de aquellas políticas monetarias “no convencionales” utilizadas por los bancos centrales para afrontar la crisis del 2008. Se refiere, principalmente, a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), al Banco de Japón y al Banco Central Europeo (BCE).

Considera que estas instituciones optaron por establecer medidas, que en lo sucesivo, implicaron reducciones de tasas de interés y compras de títulos a través del “Quantitative Easing”, denominado también como expansión cuantitativa. Esta combinación permitió restablecer la liquidez para tres sectores con cargas onerosas de deudas: empresas, hogares y el sector inmobiliario.

Mientras esta situación de expansión monetaria se desarrollaba sobre una parte del territorio mundial, en China el gobierno incrementó los créditos que promueven la inversión de tipo productiva. De este modo, no sólo se beneficiaron las economías asiáticas, sino también, aquellas asociadas a la producción de materia prima requeridas por el gigante asiático.

De la Balze, estima que el esquema de políticas monetarias expansivas fue una receta a corto plazo para sortear los efectos inmediatos de la crisis, pero no lograron recobrar un crecimiento económico genuino. Como consecuencia, el mencionado economista señala que estas medidas benefician al sector financiero en desmedro de la economía real, crean nuevos instrumentos financieros y además, alimentan la presión entre los distintos banco centrales en el plano de las divisas toda vez que se generan cambios.

Salir de esa condición implica repensar transformaciones en el plano de la producción y el trabajo. Así lo menciona el autor quien reconoce que se necesitan reformas para incrementar la productividad de los factores de producción.

No más parches en la economía mundial

Se renuevan las tensiones entre las principales monedas del mundo

Por Mirco Silva

pm.jpg

En un marco donde la mayoría de los países encuentra dificultades para encaminar sus economías hacia el crecimiento, las autoridades monetarias de EEUU, Japón y China comienzan a manifestar incomodidades frente a los movimientos en las cotizaciones entre sus monedas.

Por un lado, se encuentra la puja entre los gobiernos japonés y estadounidense para determinar el nivel de injerencia de los bancos centrales en el valor de las monedas. Las autoridades japonesas ven con preocupación que la escalada que ha tenido el yen en este año afecte la posibilidad de encontrar un sendero de crecimiento sostenido. Por su parte, el Departamento del Tesoro norteamericano ha advertido a sus pares nipones que no tolerará una política de devaluación competitiva, argumentando que podría llevar a una escalada de devaluaciones del resto de los países.

El otro país asiático que enfrenta dificultades a la hora de definir el valor de su moneda respecto al dólar estadounidense es China. En el año 2015, el yuan chino conoció devaluaciones significativas que alteraron a los mercados internacionales y generaron bruscas caídas en las bolsas chinas. Frente a este escenario, las autoridades chinas están intentando bajar la cotización del yuan, pero esta vez evitando grandes sobresaltos. Para ello, han dejado de fijar el valor de su moneda exclusivamente en relación al dólar, para pasar a hacerlo frente a una canasta de 13 divisas.

GLOSARIO: Devaluación competitiva

G-7 y mercados enfrentan dificultades para calmar volatilidad del yen

Se reanuda la presión sobre el yuan en China

Políticas Monetarias

Devaluación competitiva

Es la decisión que toma la autoridad monetaria de hacer caer la cotización de su moneda, para alcanzar un tipo de cambio más bajo. El objetivo es reducir el precio real de los bienes que exporta ese país para poder ganar mercados a través de la competencia por precio